LG

AA1

Loading

BVH Libros

vg

Buscador del Blog

Click Here!

El Corte Ingles

Google+ Followers

jueves, 5 de marzo de 2015

Shlomo Sand .- La invención del pueblo judio

                                          


Shlomo Sand 
(en hebreoשלמה זנד‎), (LinzAustria10 de septiembre de 1946), a veces transliterado como Shlomo Zand, es un historiador israelí y profesor en la Universidad de Tel Aviv, experto en nacionalismo, historia y cinematografía e historia intelectual francesa. Es el autor de un polémico libro, publicado en inglés con el título de The Invention of the Jewish People (La invención del pueblo judío) en 2009, y que fue durante varias semanas el libro más vendido en Israel.1
Hijo de supervivientes polacos del Holocausto, emigró a Jaffa en 1948. De familia izquierdista, fue expulsado del Instituto a los dieciséis años, y combatió en la Guerra de los Seis Días. Tras escarceos con el partido comunista y movimientos antisionistas, en 1975 se graduó en la Universidad de Tel Aviv. Ha enseñado en Tel AvivBerkeley y París ciudad en la que hizo un doctorado sobre Jean Jaures, además de obtener diversos títulos y honores universitarios.


SINOPSIS

Todo moderno Estado-nación cuenta con una narración de sus orígenes, transmitida tanto por la cultura oficial como por la popular; entre tales historias nacionales, sin embargo, pocas han sido tan escandalosas y controvertidas como lo es el mito nacional israelí. El muy conocido relato de la diáspora judía del siglo I d.C. y la reivindicación de una continuidad cultural y racial del pueblo judío hasta el día de hoy, resuenan más allá de las fronteras de Israel. Pese a su abusivo empleo para justificar el asentamiento de judíos en Palestina y el proyecto del Gran Israel, se han realizado muy pocas investigaciones académicas sobre su exactitud histórica. En este valiente y apasionado libro, Shlomo Sand demuestra que el mito nacional de Israel hunde sus orígenes en el siglo XIX, no en los tiempos bíblicos en los que muchos historiadores –judíos y no judíos– reconstruyeron un pueblo imaginado con la finalidad de modelar una futura nación. Sand disecciona con la minuciosidad de un forense la historia oficial y desvela la construcción del mito nacionalista y la con­siguiente mistificación colectiva.

La invención del pueblo judío: una obra de historiografía

El libro La invención del pueblo judío es según el propio autor una obra de historiografía que no hace, en su opinión, sino recoger información largo tiempo conocida. Es una revisión de los fundamentos históricos e ideológicos del sionismo, basándose en la idea de que si bien existió un pueblo judío histórico, los judíos de hoy en día, son los descendientes de aquéllos sumados a los conversos. Se afirma así que lo que era una etnia única, es en realidad un conjunto heterogéneo de pueblos unidos por una religión (la judía), que incluiría desde bereberes, yemeníes y jázaros, hasta diversos pueblos como itureos, idumeos, eslavos, etc. Es decir, contra todo lo hasta ahora considerado, el judaísmo sí fue una religión proselitista, al menos en el entorno del comienzo de la era cristiana, y hasta la Edad Media. Por otro lado, Sand niega la veracidad del exilio forzado por los romanos en el siglo I(destrucción del Segundo Templo y en II d. C. (Rebelión de Bar Kojba) afirmando que; "los romanos no exiliaron a ningún pueblo en el Mediterraneo oriental. Con excepción de los judíos hechos esclavos, los residentes de Judea siguieron viviendo en sus tierras".2
Pero, sin duda, la tesis más controvertida afirma que los actuales palestinos proceden de los judíos de la época neotestamentaria, que habrían sido cristianizados al principio e islamizados generalizadamente tras la expansión musulmana de los siglos VII y VIII.Esto lo afirma citando a Ben Gurion y a Ben Zvi en su obra reeditada en hebreo en 1980:"Eretz Israël en el pasado y en el futuro".3 4 El mito del exilio sería de origen cristiano, buscando reclutar nuevos adeptos entre los judíos para la fe. El sionismo sería en origen una adaptación de ideas procedentes de la Alemania decimonónica, nacionalista, con los intelectuales judíos centroeuropeos deseosos de encontrar en lontananza un pueblo con su carácter ya establecido de siglos ancestrales. Otra tesis que se deriva del libro es si laBiblia puede ser considerada como un libro de historia. Los primeros historiadores judíos modernos, como Isaak Markus Jost o Leopold Zunz, en la primera mitad del siglo XIX, no la percibían así: con sus ojos, el Antiguo Testamento se presentaba como un libro constitutivo de teología de las comunidades religiosas judías después de la destrucción del primer templo. Hubo que esperar la segunda mitad del mismo siglo para encontrar a historiadores, en primer lugar Heinrich Graetz, portadores de una visión "nacional" de la Biblia: transformaron la salida de Abraham para Tierra de Canaán, la salida de Egipto o todavía el reino unificado por David y Salomón en cuentos de un pasado auténticamente nacional. Los historiadores sionistas no dejaron, después, de reiterar supuestas "las verdades bíblicas", que alimentaron la educación pública5 Pero ya en el curso de los años 1980 las cosa cambian, y se empiaza a negar la veracidad de los mitos fundadores. La nueva historia israelí con los historiadores Simha FlapanBenny MorrisTom Segev,Ilan Pappé y Avi Shlaïm6 y los descubrimientos de la " nueva arqueología", Israel FinkelsteinNeil Asher Silberman contradicen la posibilidad de un gran éxodo en el siglo XIII antes de nuestra era. Lo mismo, Moisés no pudo hacer salir a los hebreos de Egipto y conducirlos hacia la "tierra prometida" por la buena razón que en esta época estaba en las manos de los egipcios. No encontramos por otra parte ningún rastro de una rebelión de esclavos en el imperio ni de los faraones, ni de la conquista rápida del país de Tierra de Canaán por un elemento extranjero.7