a

LG

Paperblog

AA1

Loading

BVH Libros

vg

Buscador del Blog

Click Here!

El Corte Ingles

Google+ Followers

martes, 4 de septiembre de 2012

LA INDUSTRIA DEL HOLOCAUSTO – Norman G. Finkelstein


LA INDUSTRIA DEL HOLOCAUSTO de Norman G. Finkelstein


Enlace de descarga en el titulo

LA INDUSTRIA DEL HOLOCAUSTO – Norman G. Finkelstein



Reseña del Libro

Es un libro que va en la dirección correcta, Raul Hilberg.

Regalo de un gran amigo, libro desconocido por mí hasta entonces, una vez indagado, un best seller en EEUU y Gran Bretaña. Norman Finkelstein es hijo de supervivientes de los campos de concentración de Auschwitz y Majdanek. El resto de su familia pereció en el Holocausto. Quizás este detalle sea más importante de lo que parece, porque creo que le da o que él ha creído que le da más autoridad moral para escribir lo que escribe el hecho de ser una víctima. En la actualidad es profesor en la Universidad de DePaul en Chicago y escribe para la London Review of Books.

El libro es muy cortito, apenas si llega a las 200 páginas pero está muy cargado y tampoco creo que necesite mucho más para contar y/o denunciar lo que dice. Está dividido en tres partes muy claras: 1. Holocausto empieza a escribirse con mayúsculas. 2. Embaucadores mercachifles y un poco de historia. 3. La doble extorsión.
Cada parte es como un pequeño monográfico, si bien no sabría decir cuál me gustó más… quizás la última, pero por poco.
Básicamente se tratan tres aspectos concretos, siempre bajo un telón de fondo de denuncia, que es el uso que Israel y el lobby judío internacional han hecho del Holocausto en la Segunda Guerra Mundial. Finkelstein argumenta que este tema ha sido usado como un arma arrojadiza por Israel para defenderse ante rachas de popularidad a nivel internacional muy baja, como pudo ser la que siguió a la Guerra de los Seis Días, o cualquier crisis que hayan tenido desde la postguerra hasta hoy día, que no han sido pocos. Este es el contexto.

En la primera parte (“Holocausto empieza a….”) Finkelstein trata de explicar cómo Israel empieza a tratar de justificar sus acciones, sus guerras y sus decisiones la mayoría de las veces unilaterales, arbitrarias, egoístas, petulantes y autoritarias con el hecho de que ellos sufrieron el Holocausto. El autor protesta que durante los años inmediatamente posteriores a la finalización de la Segunda Guerra Mundial apenas sí se hablaba sobre el holocausto, no se atendíalas víctimas del mismo, y en los EEUU el lobby judío incluso lo pasaba por alto. Pero llega 1967, la Guerra de los Seis Días y la imagen de Israel baja hasta por debajo de cero. Se diseña entonces una estrategia para levantar las malas opiniones, de forma que se empieza a sacar a relucir el Holocausto, y el sufrimiento del pueblo judío en la 2GM, como para tratar de autojustificarse.

En la segunda parte Finkelstein parece que salda algunas cuentas con gente relacionada con la historia del holocausto y pone algunos ejemplos de gente que ha escrito basura y lo que es peor, MENTIRAS, pero como era del holocausto pues muy bien. Me llamó mucho la atención lo que habla sobre el libro de Daniel Jonah Goldhagen, “Los Verdugos Voluntarios de Hitler” ( Por cierto, aquí hay un comentario). Según explica hay bastante tergiversación y fuentes un tanto inverosímiles.

Y la tercera parte es de guión de película: Finkelstein explica cómo los grandes magnates judíos de los EEUU recientemente han chantajeado a los grandes bancos suizos (¿Y cómo se chantajea a esta gente? Es muy fácil, tocando el bolsillo) para recibir una indemnización por las cuentas de judíos que se quedaron los banqueros cuando éstos tuvieron que abandonar sus casas a la fuerza para, ya sabemos todos, conocer el horror. Finalmente la han conseguido. Pero… resulta que también había muchas cuentas abiertas en bancos americanos, pero eso lo dejarán para otra vez, o lo mismo con lo que han pagado los suizos ya no hace falta que paguen los americanos. Y peor aún, estos fondos en su mayoría van destinados a mantener esta “industria” que se esconde detrás de las sociedades judías que reclaman todo este dinero, en vez de ir a parar a las víctimas.